Procedimiento

El procedimiento suele durar entre 1 y 2 horas, pero el tiempo puede variar dependiendo del área que se vaya a operar.Primero se procede a anestesiar al paciente con medicamentos para su propia comodidad, se suele sedar al paciente con sedación intravenosa o con sedación general.Luego se procede a realizar una pequeña incisión lo suficientemente grande para que se pueda introducir un pequeño tubo hueco que se llama cánula de liposucción. El otro extremo de la cánula se une a una máquina que produce vacío o a una jeringa especial. La cánula se mueve entre los depósitos grasos bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola. A veces es necesario realizar incisiones adicionales.Se administran al paciente fluidos por via intravenosa y en casos más extremos se realizan transfusiones de sangre ya que durante la operación se pierden fluidos junto a la grasa.

Una vez acabada la operación

Despues de la operación se colocan tubos de drenaje debajo de la piel durante 2 o 3 días, esto hace que se disminuya la posibilidad de acumulación de fluidos. Se coloca una faja o vendaje elástico sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y sangrado. Este vendaje se suele llevar durante 2 o 3 semanas y luego sólo durante el día durante unas semanas más. Se suelen administrar antibioticos para prevenir la infección. La mejora se vuelve visible al disminuir la hinchazón y la retención de líquidos, es posible perder durante un tiempo la sensibilidad en la zona operada, pero con el tiempo volverá.

Los cirujanos suelen recomendar caminar lo antes posible para así evitar la formación de trombos venosos en las piernas , pero no debe realizar actividades intensas de 2 a 4 semanas.La hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.Por último recomendamos la práctica de una alimentación saludable y una buena aptitud, de esta forma el exceso de tejido graso debe de mantenerse de forma permanente.

Riesgos de la liposucción

1388493228

La liposucción es una técnica muy segura, siempre que se seleccione bien al paciente, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado. A pesar de esto, una cirujía nunca suele estar exenta de posibles complicaciones, sobre todo en nuestro caso, cuando se extraen cantidades excesivas de grasa de una sola vez. Otra complicación suele ser la acumulación de líquida y lesiones cutáneas. Siempre se pueden reducir riesgos siguiendo las instrucciones del cirujano, escogiendo un buen centro para operarse y teniendo un cirujado cualificado y con experiencia. Las cicatrices de la liposucción son mínimas y están situadas de forma que no se vean, sin embargo a veces pueden presentarse problemas tales como ondulaciones sobre la piel, cambios de pigmentación, e incluso asimetrías.

Es importante que las incisiones quirúrgicas no sean sometidos a una fuerza excesiva, hinchazón, la abrasión, o movimiento durante el tiempo de curación. Si sigue las instrucciones de su médico no tiene porque haber problemas.Otros posibles riesgos en las operaciones de liposucción pueden ser una exposición prolongada a la anestesia, desfigurar la piel a causa de una distracción del cirujano o causar irregularidades en la piel a causa de cánulas demasiado grandes para el paciente.

Web de
Victoria Salas